Presentación

Circunstancias nacionales

  Inventario de GEI

Escenarios climáticos

Vulnerabilidad y adaptación

Mitigación

Provincias costeras y cambio climático

Biblioteca virtual de cambio climático

La incorporación de una Sección sobre mitigación en la Comunicación Nacional responde al Párrafo 37 del Informe de la Conferencia de las Partes (CP) en su octavo período de sesiones (CMNUCC, 2003) que establece: Todas las Partes proporcionarán a la CP, de conformidad con lo dispuesto en los incisos b) y c) del Párrafo 1 del Artículo 12 de la Convención, una descripción general de las medidas que hayan adoptado o prevean adoptar para formular, ejecutar, publicar y actualizar regularmente programas nacionales y, cuando sea el caso, regionales que comprendan medidas para mitigar el cambio climático con relación a las fuentes de emisiones antropogénicas y a la absorción por los sumideros, de todos los GEI no controlados por el Protocolo de Montreal, junto con cualquier otra información que consideren pertinente para el logro del objetivo de la Convención y apta para ser incluida en las Comunicaciones Nacionales.

 

A largo plazo, un cambio climático sin medidas de mitigación superaría probablemente la capacidad de adaptación de los sistemas naturales, gestionados y humanos. Las fechas en que podrían alcanzarse esos límites variarán según los sectores y las regiones. Una adopción temprana de medidas de mitigación rompería la dependencia de las infraestructuras de utilización intensiva de carbono y reduciría el cambio climático y las consiguientes necesidades de adaptación. Muchos de los impactos pueden ser reducidos, retardados o evitados mediante medidas de mitigación. Los esfuerzos e inversiones en mitigación de los próximos dos o tres decenios determinarán en gran medida las oportunidades de alcanzar unos niveles de estabilización inferiores. El retardo en la reducción de emisiones reducirá notablemente esas oportunidades e incrementará el riesgo de agravamiento de las repercusiones del cambio climático (IPCC, 2007).

 

La Sección de mitigación

 

A partir de las recomendaciones de los manuales y guías que ofrecen instrucciones para la elaboración de las Comunicaciones Nacionales el tema de mitigación  debe constituir una Sección única e independiente bajo el título de: Programas que comprenden medidas para mitigar el cambio climático. La evaluación de mitigación deberá contener información sobre los análisis nacionales o regionales de costos e impactos potenciales de las diferentes tecnologías y prácticas para mitigar el cambio climático,  información que deberá ser relevante para el desarrollo sostenible, útil para los responsables de políticas y que contribuya a formular y priorizar programas de mitigación (CMNUCC, 2004).

 

Al referirse a programas y medidas se incluirán todos los proyectos que estén siendo ejecutados o propuestos dirigidos a reducir las emisiones de GEI y fortalecer la absorción por sumideros, con información de: costos de implementación, descripción del potencial de mitigación, conceptos del proyecto que contengan los beneficios sociales y ambientales, dificultades para la implementación y recursos financieros suministrados por programas bilaterales y multilaterales (CMNUCC, 2004). En este contexto tienen especial relevancia las llamadas Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMAs) que son medidas propuestas para reducir las emisiones por debajo de sus niveles base al 2020 bajo la forma de regulaciones, normas, programas, políticas o incentivos financieros (Xander et al. , 2012). En el país al menos tres NAMAs están en implementación o propuesta en los sectores refrigeración, aire acondicionado y espumas; cementos y residuos y desechos y turismo en una colaboración entre CCAP, CNCCMDL y el Ministerio de Medio Ambiente de Canadá.

 

Seguidamente se ofrece un análisis y discusión general de los elementos fundamentales a considerar para la elaboración de la Sección de mitigación de la Comunicación Nacional con referencias de materiales técnicos, conceptos y definiciones necesarias, enfoques de trabajo, modelos, métodos y herramientas seleccionadas y criterios sectoriales para la mitigación. Todos los temas tratados están apoyados con referencias claves recopiladas para el presente reporte y resumidas en la Biblioteca Virtual de Cambio Climático.

 

Recursos técnicos para tratar el tema de mitigación

 

El IPCC define el término mitigación como la intervención antropogénica para reducir las fuentes o mejorar los sumideros de gases de efecto invernadero. En el tema de mitigación al cambio climático hay dos referencias fundamentales que deben seguirse para la organización de la Comunicación Nacional. El Manual de la CMNUCC (2004) en su Apartado 5 (Programas que comprenden medidas para mitigar el cambio climático) ofrece una puerta de entrada al tema, que se complementa con la guía para preparar las Comunicaciones Nacionales en su Módulo 4 Medidas para mitigar el cambio climático. Este módulo prepara al lector para entender mejor los requerimientos para preparar una Comunicación Nacional en el tema de mitigación al cambio climático, incluyendo parámetros claves determinantes para identificar los potenciales de mitigación en diferentes sectores, la complejidad de los escenarios de línea base o los diferentes modelos y herramientas para evaluar las opciones de mitigación (UNFCCC, 2007c).

 

Estas referencias básicas dirigidas a organizar la Sección de mitigación orientan a su vez a otros materiales más enfocados hacia la evaluación de la mitigación, con tecnologías, políticas y medidas para mitigar el cambio climático (Watson et al., 1996) u opciones de mitigación en la energía, transporte, construcción, industria, agricultura, foresta y manejo de desechos (IPCC, 2007), como ampliaremos seguidamente.

 

La mitigación en sectores claves

 

Una vez discutidos los aspectos generales a considerar en el tema de la mitigación haremos un breve recorrido por algunos de los sectores claves que deben ser considerados en esta Sección, en relación con las categorías y subcategorías establecidas por IPCC (2006) para el inventario de GEI. La importancia que se conceda a los diferentes sectores en la Comunicación Nacional deberá guardar estrecha relación con las fuentes esenciales previamente identificadas en la Segunda Comunicación Nacional y las que se identifiquen en el nuevo inventario de GEI.

 

Para cada sector comenzaremos señalando –como punto de referencia- las tecnologías claves de mitigación y las prácticas actualmente disponibles a nivel comercial que indica el IPCC (2007), consideraremos los recursos técnicos para abordar el tema de mitigación en el sector, los estudios y evaluaciones disponibles y las potencialidades de MDL (CNCCMDL/JICA, 2010) con algunos ejemplos de proyectos dirigidos a reducir las emisiones de GEI y fortalecer la absorción por sumideros.

 

El equipo a cargo del tema de mitigación deberá estudiar en detalle el Portafolio de Proyectos MDL del CNCCMDL (2012) y realizar una búsqueda de aquellos proyectos presentados directamente a MARENA para solicitud de permiso ambiental, con el interés de crear una matriz ordenada donde todos los esfuerzos de mitigación estén representados. Se debe seguir la categorización de proyectos de reducción de emisión y proyecto sumidero (CNCCMDL, 2012). Los proyectos de reducción de emisión son para reducir la emisión de GHG en todas las fuentes tales como instalaciones de generación de energía con combustible fósil, vertederos y sistemas de tratamiento de agua residual. Los proyectos de sumideros son para absorber carbono mediante actividades de aforestación y reforestación.

 

Sector suministro de energía

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles y/o previstas a nivel comercial para este sector se encuentran: mejora del suministro y de la eficacia de distribución; sustitución de carbono por gas como combustible; energía nuclear; calor y energías renovables (energía hidroeléctrica, solar, eólica, geotérmica, y bioenergía); utilización combinada de calor y de energía eléctrica; aplicaciones tempranas de captación y almacenamiento de dióxido de carbono (CAD) (por ejemplo, almacenamiento de CO2 de gas natural), CAD de gas, biomasa e instalaciones de generación de electricidad alimentada por carbón; energía nuclear avanzada; energía renovable avanzada, incluidas las energías de mareas y olas, de concentración solar, y fotovoltaica solar (IPCC, 2007).

 

Entre los recursos técnicos para abordar el tema de la mitigación en el sector energético, UNFCCC (2007c) recomienda modelos de usos finales (conocidos como de abajo hacia arriba) entre los que se encuentran el STAIR, GACMO, COPATH, LEAP (SEI, 2006), ETO y EM; o modelos agregados (conocidos como de arriba hacia abajo) que incluyen al MARKAL-MACRO (DEFRA, 2007) y ENPEP (CEEESA, 2001). La mayor parte de ellos aparecen en la Guía para la evaluación de la mitigación de EAP (1995).

 

Los trabajos disponibles sobre el tema incluyen el análisis de mercado y los beneficios del uso de calentadores termosolares de Mejía (2006), el estudio de mitigación de GEI por la quema de combustibles de Bouille (2008) y la estimación de los consumos energéticos por sectores nacionales de Rodríguez (2008) y la Fundación Bariloche (2008), aplicando el Modelo LEAP, que está entre los recomendados en el manual (UNFCCC, 2007c). Odón (2006) realizó el diagnóstico y definición de líneas estratégicas sobre el uso racional de energía (URE), SEIC (2006) describe los impactos y oportunidades medioambientales del gas natural, CNE (2006) brinda una perspectiva de los biocombustibles en la República Dominicana y PNUD (2009) ofrece un informe sobre los puntos clave del sector energía enfocado a la mitigación.

 

En el sector energético existe potencial para el MDL en energía renovable con proyectos de energía eólica e hidroeléctricos de pequeña y micro escala (CNCCMDL, 2011). Aquí se incluyen los proyectos eólicos de Cabo Engaño (CDM/UNFCCC, 2006), El Guanillo (CDM/UNFCCC, 2006a), Los Cocos (CDM/UNFCCC, 2010), Matafongo (CDM/UNFCCC, 2010a), Quilvio Cabrera (CDM/UNFCCC, 2010b), Granadillos (CDM/UNFCCC 2011) y Baní (BID, 2012); hidroeléctricos como Palomino (CDM/UNFCCC, 2010c) y varios de electrificación rural basado en fuentes de energías renovables (PNUD/INDRHI, 2012). Aunque no tuvo continuidad debe señalarse como un proyecto novedoso el de Tecnología de convertidor de energía de onda para control de erosión de playa y mitigación del efecto de las olas por tormentas o huracanes, que extrae la energía cinética del oleaje para convertirla en electricidad, presentado en el 2009 por la UNPHU y la empresa venezolana Nova Oceanic Energy Systems que fue seleccionado en la Competencia Global sobre Adaptación al Clima.

 

Otros proyectos comprenden el uso de biomasa. El proyecto de la Empresa Energy Dominicana FORBES propone el uso de bagazo de caña resultante de la producción de etanol en el Parque Industrial Manzanillo para generar vapor y electricidad, suplir la demanda interna de la planta productora de etanol y exportar el excedente de electricidad al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (FED, 2007). El  proyecto de generación de vapor usando biomasa de la Empresa Gildan Activewear Dominican Textile Company Inc. propone el uso de una variedad de residuos agro-forestales disponibles en el país (residuos de arroz, cáscaras de coco, restos de madera, bagazo y otros) para el funcionamiento de su industria textil de Bella Vista (GILDAN, 2009). El Proyecto de la Destilería La Isabela (2011) propone instalar una planta de cogeneración basada en residuos de biomasa para suplir la demanda de energía de la industria. Todas estas iniciativas se enfocan hacia la mitigación de las fuentes esenciales del sector energético nacional identificadas por López (2006) en la Segunda Comunicación Nacional.

 

Sector transporte

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles y/o previstas a nivel comercial para el sector transporte se encuentran: vehículos de mayor aprovechamiento de combustible; vehículos híbridos; vehículos diesel más limpios; biocombustibles; sustitución del transporte diario por los sistemas de transporte ferroviario y públicos; transporte no motorizado, (en bicicleta, a pie); planificación del uso de la tierra y del transporte; biocombustibles de segunda generación; aeronaves de alta eficiencia; vehículos eléctricos e híbridos avanzados con baterías más potentes y fiables (IPCC, 2007). 

 

Entre las evaluaciones realizadas para el país se encuentra la de D’Oleo (2011) que ofrece medidas de mitigación en el transporte, González (2009) con recomendaciones sobre combustibles y vehículos más limpios, Martín (2006) con su estimación de la demanda de combustibles y Ramírez (2010) que presenta al Metro de Santo Domingo como modelo en el enfoque multidimensional del desarrollo sostenible.  

 

En cuanto a los proyectos del MDL pueden mencionarse, a manera de ejemplos, el de sustitución de combustibles en unidades de transporte interurbano de pasajeros de Caribe Tours y la CNTU, el de incorporación de hidrógeno en la cámara de combustión de los vehículos de transporte de New Energy Dominicana (Coto-Chinchilla, 2009) y la Planta de Cogeneración Bioetanol Boca Chica (BBC, 2007). El Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuaria y Forestal ha realizado investigaciones en el tema de biodiesel (Peña et al., 2007; 2007a) donde describen oportunidades para que especies oleaginosas como libertad (Moringa oleirifera), coco (Cocos nucifera), palma africana (Elaeis guineensis), piñón santo (Jatropha curcas) o higuereta (Ricinus communis) sean aprovechadas para la creación de riquezas locales y para fines energéticos. En esta misma línea está el de biocombustibles sostenibles en Monte Plata de Fenix BioEnergy LLC (CNCCMDL, 2012). Todas las iniciativas de mitigación en el sector transporte están encaminadas a reducir las emisiones de CO2 de fuentes móviles (vehículos de carretera) identificadas entre las esenciales en el inventario de GEI de la Segunda Comunicación Nacional (López, 2006).

 

Sector residencial

 

Entre las tecnologías claves para la mitigación y las prácticas actualmente disponibles a nivel comercial para el sector están: iluminación eficiente y aprovechamiento de la luz del día; aparatos eléctricos y dispositivos de calefacción y refrigeración más eficaces; mejora de los quemadores de las cocinas, mejora del aislamiento; diseño solar pasivo y activo para calefacción y refrigeración; fluidos de refrigeración alternativos, recuperación/ reciclado de los gases fluorados; diseño integrado de edificios comerciales que incorporen tecnologías como sensores inteligentes que permitan introducir reajustes y controles; energía fotovoltaica solar integrada en los edificios (IPCC, 2007).

 

En el sector residencial en la República Dominicana existe potencial para el MDL en eficiencia energética con la sustitución de bombillas ineficientes por lámparas fluorescentes compactas (CNCCMDL, 2011). El Decreto 98-08 autorizó la ejecución de un Programa de Sustitución de Bombillas (PSB) destinado a reemplazar bombillas incandescentes por bombillas fluorescentes de bajo consumo con prioridad en los denominados barrios del Programa Nacional de Reducción de Apagones (PRA) y las zonas favorecidas con proyectos de electrificación rural.

 

En el Portafolio de Proyectos del MDL del CNCCMDL (2012) aparecen otros proyectos como el de generación de electricidad a través de módulos fotovoltaicos en Monteplata de Investment S.C. S.A o el de eficiencia energética por medio de dispositivos inteligentes o sustitución de aparatos de alto consumo en hoteles, de T & S Energía. Todas estas iniciativas manejan la mitigación de las emisiones de CO2 del sector identificadas entre las esenciales en la Segunda Comunicación Nacional, si bien quedan por abordar las soluciones a las emisiones de CH4.

 

Sector industrial

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles a nivel comercial para el sector se encuentran: uso final más eficiente de los equipos eléctricos; recuperación de calor y de energía; reciclado y sustitución de materiales; control de emisiones de gases distintos del CO2; y toda una serie de tecnologías específicas de procesos; eficiencia energética avanzada; CAD en la fabricación de cementos, amoniaco y hierro; electrodos inertes para la fabricación de aluminio (IPCC, 2007). 

 

En el sector industrial en la República Dominicana, CNCCMDL (2011) señala que existe potencial para el MDL en la captura de metano por tratamiento de aguas residuales, por ejemplo en la producción de ron. Entre los proyectos que se encuentran en su Portafolio de MDL (CNCCMDL, 2011) podemos mencionar, como ejemplos, el de cambio de fuel oil a gas natural en METALDOM (2010) y el de CEMEX Dominicana para la reducción del clinker (de 84.5 a 68.3%) empleando materiales aditivos (CEMEX, 2010). Estas iniciativas de mitigación están en concordancia con los hallazgos de la Segunda Comunicación Nacional que identificó fuentes esenciales emisoras de CO2 en la industria del hierro/acero y en la producción de cemento (López, 2006).

 

Sector agrícola

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles a nivel comercial para el sector agrícola se encuentran: mejora de la gestión de las tierras de cultivo y de pastoreo para incrementar el almacenamiento de carbono en el suelo; restauración de suelos turbosos cultivados y de tierras degradadas; mejora de las técnicas de cultivo del arroz, y gestión del ganado y del estiércol para reducir las emisiones de CH4; mejora de las técnicas de aplicación de fertilizantes nitrogenados, para reducir las emisiones de N2O; cultivos especializados para la sustitución de los combustibles fósiles; mejora de la eficiencia energética; mejora del rendimiento de los cultivos (IPCC, 2007). 

 

Entre los recursos técnicos para abordar el tema de mitigación en la agricultura se incluyen el de Smith et al. (2007) que describen y evalúan las tecnologías y prácticas de mitigación así como sus opciones, potenciales, costos y sostenibilidad. Hay algunos trabajos nacionales a considerar en la mitigación en la agricultura. CONIAF (2010) valora el servicio ambiental de fijación de carbono del bosque cafetalero en Solimán y Juncalito. GMI (2011) realizó una evaluación de recursos en la República Dominicana para identificar y evaluar el potencial de la digestión anaerobia para el manejo del estiércol de la ganadería y desechos agroindustriales con el fin de reducir las emisiones de metano y proporcionar una fuente de energía renovable. Mancebo (2012) ofrece la visión de medidas de mitigación del Ministerio de Agricultura.

 

En el sector agrícola existe potencial para el MDL en la captura de metano por el manejo de estiércol en las fincas de cerdos (CNCCMDL, 2011), de particular relevancia en la Provincia Santiago donde la contaminación por desechos porcinos se reveló como un problema ambiental crítico durante la caracterización ambiental provincial (Herrera y Lamelas, 2010). Hay una propuesta de captura de metano y generación eléctrica a partir de biogás en granjas porcinas de Moca (Rancho Zafarraya, 2008).

 

Considerando que la Segunda Comunicación Nacional identificó tres fuentes esenciales de emisiones en el sector agrícola (N2O de suelos agrícolas y CH4 de la fermentación entérica y la producción de arroz) las iniciativas de mitigación para la próxima Comunicación Nacional  en el sector agrícola deben contemplan prioritariamente estas fuentes (López, 2006).

 

Sector silvicultura y bosques

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles a nivel comercial para este sector se encuentran: forestación; aforestación, reforestación; gestión de bosques; reducción de la deforestación; gestión de productos de madera cultivados; utilización de productos forestales para la obtención de biocombustibles que sustituyan los combustibles de origen fósil; mejora de las especies de árboles para aumentar la productividad de biomasa y el secuestro de carbono, mejora de las tecnologías de teledetección para el análisis del potencial de secuestro de carbono en la vegetación/el suelo, y topografía de los cambios de uso de la tierra (IPCC, 2007). 

 

Un recurso técnico para abordar el tema de la mitigación en la silvicultura es la guía de mercado y comercialización de proyectos del MDL en foresteria de Neeff y Henders (2007). Entre los trabajos sobre el tema se encuentra el de JOFCA (2008), que discute las actividades de aforestación y reforestación dentro del MDL en República Dominicana.

 

Por otra parte tenemos al Programa REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques), iniciativa de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), el Órgano Ambiental del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), para una estrategia regional de comunicaciones sobre cambio climático con énfasis en bosques, donde participa República Dominicana a través de MARENA (Abreu y Díaz, 2011). En el Taller Nacional de Monitoreo Forestal en el contexto de REDD se informó del estado de la situación del sector forestal (Díaz, 2011), se explicó el sistema de monitoreo de bosques (Jiménez, 2011) y se detallaron los insumos para el diseño e implementación del monitoreo, reporte y verificación de emisiones de CO2 de los bosques (MARENA, 2011).

 

Sector manejo de desechos

 

Entre las tecnologías de mitigación clave y prácticas actualmente disponibles o previstas a nivel comercial para este sector se encuentran: recuperación de CH4 en vertederos; incineración de desechos con recuperación de energía; compostado de desechos orgánicos; tratamiento controlado de las aguas de desecho; reciclado y minimización de desechos; biocubiertas y biofiltros para optimizar la oxidación del CH4 (IPCC, 2007). 

 

En el manejo de residuos en la República Dominicana existe potencial para el MDL en el compostaje de residuos orgánicos en diferentes escalas (CNCCMDL, 2011). Aquí se ubica el Proyecto Bionersis del relleno sanitario de La Duquesa, Santo Domingo, considerado uno de los más importantes de América Latina (CDM/UNFCCC, 2008) y el de valorización de los residuos sólidos urbanos y producción de energía del Municipio Santiago de los Caballeros (Ayuntamiento de Santiago, 2012). Ambos proyectos además de enfocarse a resolver un problema ambiental nacional, responden a la solución de mitigación de una de las fuentes esenciales de emisión de CH4 identificada en la Segunda Comunicación Nacional: la disposición en tierra de desechos sólidos. Por otra parte se requieren nuevas iniciativas de mitigación en el sector para el manejo de aguas residuales, otra fuente de emisión de  CH4, identificada como esencial en el inventario de la Segunda Comunicación Nacional (López, 2006).

 

Sector turismo

 

Aunque no suele tratarse como sector independienete, dada la importancia de este sector en el país incluimos aqui el material de marcos, herramientas y prácticas para la mitigación en el sector turístico (Simpson et al., 2008), que es parte de los materiales de UNEP dedicados al turismo sostenible.

 

Documentos de políticas y estrategias en mitigación

 

Un documento clave, que ya habíamos señalado al referirnos al tema de la adaptación, es la Estrategia Nacional de Desarrollo (MEPD/CNRE, 2010) que promueve la integración del desarrollo social y económico con el cambio climático y en uno de sus cuatro pilares establece: “Un manejo sostenible del medio ambiente y una adaptación efectiva al cambio climático”. Con base en este mandato, el CNCCMDL, con fondos del Gobierno Alemán y la asesoría de la Coalición para Naciones con Bosques Tropicales, formuló y aprobó el Plan de Desarrollo Económico Compatible con el Cambio Climático DECCC (CNCCMDL 2011b), documento estratégico que establece las metas de reducción de GEI en el país y que servirá de base para las acciones en materia de mitigación. El Plan DECCC aspira a duplicar el PIB al mismo tiempo que se logra una reducción en las emisiones de GEI en un 65% para el 2030 (CNCCMDL 2011).

 

En el MDL es una referencia esencial el Estudio para la promoción de Proyectos MDL en la República Dominicana de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (CNCCMDL/JICA, 2010). Otro documento de interés es la iniciativa de energía y cambio climático que discute la institucionalidad para el MDL, el entorno de Proyectos del MDL y la asistencia Técnica brindada a la Oficina Nacional de Mecanismo de Desarrollo Limpio de República Dominicana (Coto-Chinchilla, 2009). Robertson (2005) realizó un estudio de identificación de mercados para el MDL para República Dominicana describiendo las oportunidades para los sectores generación de energía, manejo de desechos, industria, turismo, transporte, foresta y agricultura.

 

Otro material relevante es la evaluación de los flujos de inversión y flujos financieros para la mitigación en el sector energético en la República Dominicana que discute las necesidades financieras para actividades, estudios y proyectos relacionados a la mitigación al cambio climático en dicho sector, identificando acciones prioritarias que deberán aplicarse en el ámbito de las políticas nacionales. Esta evaluación proporciona una estimación de las inversiones que se necesitarán en el futuro para mitigar los GEI del sector energía del orden de los US$ 7.10 billones (PNUD, 2011).

 

El trabajo Desarrollo con menos carbono: respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático, del Banco Mundial, analiza los impactos del cambio climático en América Latina y el Caribe y habla de la necesidad de una respuesta global coordinada, efectiva, eficiente y equitativa a partir del potencial de contribución de la región al esfuerzo global de mitigación, señalando políticas para un futuro de desarrollo con menos carbono (De la Torre et al., 2009)

 

Colaboración regional en mitigación

 

Existen al menos dos asociaciones internacionales en las cuales nuestro país participa que están enfocadas hacia el mercado de carbono por lo que tienen una connotación amplia en la mitigación, como el Foro Latinoamericano y del Caribe de Carbono (FLAC, 2012) y la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA, 2012) que trabajan directamente con el MDL a varios niveles.

 

También existen proyectos regionales donde participa República Dominicana, como el de evaluación de necesidades tecnológicas del centro UNEP RISOE (URC, 2012) cuyo objetivo es facilitar el desarrollo, transferencia y difusión de tecnologías compatibles de clima e identificar prioridades nacionales para acciones de mitigación, con un fuerte enfoque en la tecnología en su sentido más amplio.

 

La mitigación al cambio climático en el Sistema de Gestión Ambiental

 

Las medidas para mitigar el cambio climático se definen como cualquier intervención humana (antropogénica) que puede reducir las fuentes de GEI (reducción) o aumentar sus sumideros (secuestro). Existen importantes beneficios laterales o secundarios derivados de las políticas orientadas a la mitigación del cambio climático. Dichas políticas tienen un impacto no sólo en las emisiones de GEI, sino también en la eficiencia del uso de los recursos (por ejemplo, la reducción de las emisiones de agentes contaminantes del aire locales y regionales asociados con el uso de combustibles fósiles) y en temas como transporte, agricultura, prácticas sobre el uso de las tierras, empleo y seguridad de los combustibles.

 

Bajo estos criterios las tradicionales medidas de protección ambiental que se requieren en los Estudios de Impacto Ambiental (preventivas, mitigadoras, compensatorias y optimizadoras) podrían ampliarse  o complementarse con la concepción de su efecto mitigador del cambio climático con las asignaciones de responsables, costos y tiempo que demandan los Planes de Manejo y Adecuación Ambiental PMAA que requieren dichos estudios. En particular, las llamadas medidas mitigadoras en la gestión ambiental se orientan a reducir, paliar o atenuar los impactos ambientales negativos del tipo mitigable (Betancourt y Herrera, 2010) ofreciendo un marco propicio para la inclusión de criterios que ayuden a reducir las fuentes de GEI (por ejemplo, medidas de eficiencia energética en los proyectos) o aumentar sus sumideros (por ejemplo, mantenimiento de una cobertura vegetal mínima en cada proyecto).


Portal de Cambio Climático del Programa EcoMar, Santo Domingo. Coordinadores: Alejandro Herrera-Moreno y Liliana Betancourt. Última actualización: Marzo 13, 2015