Presentación

Circunstancias

nacionales

Inventario de GEI

Escenarios climáticos

Vulnerabilidad y adaptación

Mitigación

´Provincias costeras

y cambio climático

Biblioteca virtual de cambio climático

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) define como gases de efecto invernadero (GEI) a aquellos gases integrantes de la atmósfera, de origen natural y antropogénico, que absorben y emiten radiación en determinadas longitudes de ondas del espectro de radiación infrarroja emitido por la superficie de la Tierra, la atmósfera, y las nubes. Esta propiedad causa el  efecto invernadero. El vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O), el metano (CH4) y el ozono (O3) son los principales GEI en la atmósfera terrestre.

 

Además existe en la atmósfera una serie de GEI totalmente producidos por el hombre, como son los halocarbonos y otras sustancias que contienen cloro y bromo, de las que se ocupa el Protocolo de Montreal. El Protocolo de Kyoto aborda otros gases de efecto invernadero, como el hexafluoruro de azufre (SF6), los hidrofluorocarbonos (HFC) y los perfluorocarbonos (PFC). En las Comunicaciones Nacionales de Cambio Climático la incorporación de una Sección de Inventario nacional de GEI responde al Párrafo 6 del Informe de la Conferencia de las Partes (CP)en su octavo período de sesiones que establece: Cada Parte no incluida en el Anexo I comunicará a la CP, de conformidad con lo dispuesto en el inciso a) del Párrafo 1 del Artículo 4 y en el inciso a) del Párrafo 1 del Artículo 12 de la Convención, un inventario nacional de emisiones antropogénicas (CMNUCC, 2003).

 

El inventario nacional de GEI es el elemento clave de la Comunicación Nacional. En el contexto de la CMNUCC el inventario nacional de GEI es una lista completa, por fuente, de emisiones y absorciones anuales de GEI directamente resultante de las actividades humanas. El inventario puede estimar las emisiones y absorciones por un año o varios años y debe contener la siguiente información: a) tablas de estimaciones anuales de emisiones y absorciones por fuente, con estimaciones expresadas en unidades de masa por año, b) hojas de cálculo mostrando cómo se calculan las emisiones, incluyendo todos los parámetros utilizados para los cálculos, c) para cada fuente, una descripción de la metodología, las fuentes de datos, descripción de incertidumbres, incluyendo, si es posible, su evaluación cuantitativa y d) otros datos informativos (UNFCCC, 2007b).

 

La Sección del inventario de GEI

 

A partir de las instrucciones del Informe de la Conferencia de las Partes (CMNUCC, 2003) y las recomendaciones que ofrecen los manuales y guías para la elaboración de las Comunicaciones Nacionales -que ampliaremos más adelante- el tema de inventario de GEI en la Comunicación Nacional debe constituir una Sección independiente bajo el título de: Inventario nacional de gases de efecto invernadero.  

 

Considerando que la Segunda Comunicación Nacional publicada en el año 2009 informó sobre las emisiones de GEI de los años 1998 y 2000, la próxima comunicación deberá informar a partir del año 2000. Si analizamos otras Comunicaciones Nacionales vemos que la Tercera de Uruguay, publicada en el año 2010, informó sobre el año 2004 (MVOTMA, 2010), mientras que la Tercera de México, publicada en el 2010 informó sobre el período 1990 a 2002 (SEMARNAT, 2010). Como se observa existe cierta flexibilidad en los años de reporte por lo que la la próxima comunicación debe centrarse en los últimos años de los que se disponga la información más completa y de mejor calidad para cada una de las fuentes requeridas.

 

Seguidamente se ofrece un análisis y discusión general de algunos elementos fundamentales a considerar para la organización y elaboración de la Sección de inventario de GEI con referencias de materiales técnicos, conceptos, definiciones y enfoques de trabajo. Todos los temas tratados están apoyados con referencias claves recopiladas para el presente reporte y resumidas en la Biblioteca Virtual de Cambio Climático accesible en este Sitio Web, que deberán ser estudiadas en mayor profundidad por los equipos a cargo de esta Sección.

 

Lineamientos para organizar la Sección del inventario de GEI

 

Para la organización general de la Sección del inventario de GEI hay dos referencias fundamentales que deben seguirse. El Manual (CMNUCC, 2004) en su Apartado 1 (Inventario nacional de GEI) ofrece una puerta de entrada al tema que se complementa con la Guía para preparar las Comunicaciones Nacionales en su Módulo 3 con igual título (UNFCCC, 2007b). Este módulo cumple el objetivo de ofrecer un panorama general de algunos de los principales métodos, herramientas y datos empleados por las Partes no incluidas en el Anexo I para preparar sus inventarios nacionales de GEI. Estas referencias básicas orientan a su vez hacia otros materiales particulares enfocados en las diferentes categorías de fuentes que componen el inventario propiamente dicho, como iremos mencionando oportunamente.

 

La preparación del inventario de emisiones de GEI se concibe como un proceso permanente y de continua actualización, conducido en buena medida, por la introducción periódica de nuevos conocimientos que mejoran los métodos de cálculo o posibilitan una mejor selección y captación de los datos de actividad utilizados. De acuerdo con los principios establecidos por la CMNUCC los inventarios deben ser transparentes, consistentes, comparables, completos y precisos (UNFCCC, 2007b).

 

Transparencia significa que las hipótesis y metodologías utilizadas para el inventario se explican claramente para facilitar la replicación y evaluación del inventario por los usuarios de la información reportada. La transparencia de los inventarios es fundamental para el éxito del proceso de la comunicación y el examen de la información. Por otra parte, la consistencia significa que un reporte de inventario debe ser internamente coherente en todos sus elementos y con los reportes de inventario para otros años. Un inventario es consistente, si son utilizadas las mismas metodologías para el año base y los años subsecuentes y si se utilizan series de datos coherentes para estimar las emisiones por fuentes y absorciones por sumideros.

 

Un inventario compatible significa que las estimaciones de las emisiones y absorciones reportadas por las partes en sus inventarios son comparables. Un inventario completo cubre todas las fuentes y sumideros, así como todos los gases, incluidas en las directrices del IPCC. Este completamiento implica también una cobertura geográfica completa de fuentes y sumideros. Finalmente, un inventario debe ser preciso. La precisión es una medida relativa de la exactitud de la estimación de emisiones/ absorciones. Las estimaciones deben ser precisas en el sentido que, sistemáticamente no estén por encima o por debajo de las emisiones/absorciones reales, en la medida que esto pueda juzgarse, y las incertidumbres se reduzcan en la medida de lo posible (UNFCCC, 2007b).

 

Organización de equipos para el inventario de GEI

 

Un aspecto fundamental a considerar en la Comunicación Nacional es que el inventario de gases de GEI es un trabajo de equipos. Debe existir un coordinador responsable de la planificación general del inventario de GEI, así como de crear enlaces, gestionar recursos y ofrecer supervisión técnica general, pero además, debe haber  jefes de equipo para cada una de las fuentes individuales (que discutiremos más adelante), cada uno de los cuales es responsable de la planificación y supervisión del inventario de sus fuentes (Figura 1). Abordar todas las tareas generales y específicas y completar el inventario requiere comprender no sólo cómo administrar un proceso analítico amplio y complejo, sino también los requisitos técnicos de compilar un inventario nacional de GEI. Por lo tanto, el coordinador del inventario y los jefes de equipo de las diferentes categorías deben poseer conocimientos administrativos y técnicos. Además, deben estar armonizados unos con otros en todo el proceso para asegurar que la planificación sea internamente coordinada y lógica.  

 

 

Figura 1. Posible estructura de equipos para el inventario de GEI en la Comunicación Nacional (traducida y adaptada de la Figura III-3 de la Guía de la UNFCCC, 2007b).

 

Guías técnicas para elaborar el inventario de GEI

 

En el desarrollo de los inventarios nacionales de GEI se había venido utilizando la última versión revisada del IPCC en 1996, que en tres documentos ofrecía instrucciones para el reporte (IPCC, 1997), libro de trabajo (IPCC 1997a) y manual de referencia (IPCC 1997b). Existe una versión más moderna, completa y mejor estructurada  de estas directrices que aparece en el Sitio Web de la IPCC (2013) y comprenden cinco volúmenes, cada uno acompañado de sus hojas de trabajo. El volumen 1 es la Guía de orientación general y generación del reporte (IPCC, 2006) y los volúmenes del 2 al 5 se ocupan, respectivamente, de: Energía (IPCC, 2006a), Procesos industriales y uso de productos (IPCC, 2006b), Agricultura, foresteria y otros usos de la tierra (IPCC, 2006c) y Desechos (IPCC, 2006d). Estos materiales están acompañados por un software para el cálculo y estimación de emisiones durante la preparación de inventarios de GEI.

 

Para la compilación del inventario de la Comunicación Nacional se debe utilizar la versión más reciente de dicho software que se encuentra en nuestra Biblioteca Virtual (ver IPCC2006Setup) junto a su manual de usuario (SPIRIT, 2012). La Universidad de Colorado ofrece un software particular para guiar en el proceso de estimar las emisiones/absorciones de GEI relacionados con la agricultura y la foresteria (Colorado University, 2012).

 

Estas directrices pueden complementarse en su aspecto organizativo con la Guía de manejo del proceso del inventario de GEI (Braatz y Doorn, 2005) y en sus aspectos particulares con la Guía sobre buenas prácticas y manejo de incertidumbres en los inventarios nacionales de GEI (IPCC, 2001) y la Guía de buenas prácticas sobre uso de la tierra, cambio en el uso de la tierra y silvicultura (IPCC, 2003). López (2006) brinda un excelente resumen de los recursos empleados en el inventario de GEI de la Segunda Comunicación Nacional, válidos para ampliar en la Comunicación Nacional. OLADE (2004) desarrolló una metodología de inventario de GEI originados en el Sector Energético.

 

Estructura interna del inventario

 

Dado que las emisiones y absorciones de GEI son el resultado de un elevado número de actividades humanas, el Manual del usuario (CMNUCC, 2004) explica que el inventario de GEI se estructura considerando categorías principales de fuentes y sumideros cada uno de los cuales es tratado en los diferentes volúmenes ya citados. IPCC (2006) reconoce las siguientes categorías: 1) energía, 2) procesos industriales y uso de otros productos, 3) agricultura, foresteria y otros usos de la tierra, 4) desechos y 5) otros (por ejemplo emisiones indirectas de la deposición de N de fuentes no agrícolas)

 

En las directrices del IPCC de 1996 (IPCC, 1997) la actual categoría de procesos industriales y uso de otros productos aparecía subdividida en una categoría de procesos industriales y otra de disolventes y otros productos. Asimismo, la actual categoría de agricultura, foresteria y otros usos de la tierra, estaba subdividida en una categoría de agricultura y otra categoría de cambio de uso de la tierra y silvicultura, como se observa en la Tabla 1, que muestra la división empleada en la Segunda Comunicación Nacional. Para la próxima Comunicación Nacional se deben manejar las categorías principales de emisiones por fuentes y absorciones por sumideros indicadas por el IPCC (2006) que se muestran en la Figura 2.

 

Tabla 1. Resumen de categorías y subcategorías del inventario de GEI del año 2000 para la Segunda Comunicación Nacional de República Dominicana  (según López, 2006), según las categorías de IPCC (1997).

 

Módulo

Categorías y subcategorías

Energía

Quema de combustibles (industrias de la energía, manufactura, construcción, transporte terrestre y aéreo, comercial, residencial y otros)

Emisiones fugitivas (combustibles sólidos, petróleo y gas natural)

Procesos Industriales

Productos minerales (cemento, cal, piedra caliza, dolomita, asfalto, vidrios  y otros)

Industria química

Producción de metales (hierro, acero, ferroníquel)

Otras producciones (pulpa y el papel,  alimentos y bebidas alcohólicas)

Disolventes y

otros productos

Ninguna

Agricultura

Fermentación entérica

Sistemas de manejo del estiércol

Cultivo del arroz

Quema prescrita de sabanas

Quema de residuos agrícolas

Cambio del uso

de la tierra y silvicultura

Cambios de biomasa en bosques y otros tipos de vegetación leñosa

Conversión de bosques y pastizales

Abandono de las tierras cultivadas

Emisiones o absorciones de CO2 en los suelos

Desechos

Disposición en la tierra de desechos sólidos

Tratamiento de las aguas residuales (efluentes industriales y aguas domésticas y comerciales)

 Incineración de desechos

 

Cada una de las categorías y subcategorías de fuentes que se han indicado deben ser abordadas por separado en el inventario, considerando todas sus especificidades. Para cada categoría/subcategoría, de fuente se seleccionará un método de cálculo de emisiones, lo cual lleva implícito la selección de los factores de emisión y la selección de los datos de actividad (Penman et al., 2007).

 

De manera general el cálculo de las emisiones sigue básicamente una ecuación lineal, donde: Emisión estimada = Factor de emisión x Dato de la actividad. El dato de actividad –como ampliaremos más adelante- describe la magnitud anual nacional de alguna actividad productiva (por ejemplo, toneladas de carbón empleados en un año dado) y el factor de emisión es la masa de GEI emitida por unidad de actividad (por ejemplo Gg de CH4 por tonelada de carbón usado). Algunos factores de emisión específicos para países y regiones están disponibles en la base de datos que está siendo desarrollada por el IPCC/NGGIP (2013) o en las guías de EMEP/CORINAIR (2007).

 

El grado de refinamiento que se tenga en el factor de emisión y el dato de actividad para estimar las emisiones por fuentes y absorciones por sumideros define si el método es de Nivel 1, 2 ó 3. En la terminología IPCC, el método de más bajo rango o más simple es Nivel 1, mientras que métodos más elaborados son Nivel 2 y Nivel 3. Los métodos de Nivel 1 normalmente utilizan los factores de emisión por defecto de la IPCC y requieren datos de actividad básicos y menos desglosados. Sin embargo, para la estimación de emisiones en los niveles superiores se requiere utilizar métodos más elaborados y más específicos en cuanto a su origen, tecnologías o región/país. Por eso, los métodos de Nivel 2 y 3 requieren datos más detallados o ciertas mediciones para su aplicación.

 

 

Figura 2. Categorías principales de emisiones por fuentes y absorciones por sumideros en las directrices del IPCC para el 2006 (según Penman et al., 2007).

 

La selección de un método en particular dependerá del grado de detalle de la estimación, la disponibilidad de datos de actividad y factores de emisión y los recursos financieros y humanos disponibles para completar el inventario. Para cada una de las categorías de fuentes se deben utilizar los mejores métodos de estimación que posibiliten los datos disponibles para la realización del inventario.

 

La obtención de los datos de actividad para el cálculo de las emisiones es una tarea fundamental. Para tener una primera aproximación al tipo y cantidad de datos de actividad que requerirá el inventario de la Comunicación Nacional hemos hecho un recorrido por todo el libro de trabajo para el inventario de GEI de IPCC (1997a) y hemos intentado hacer un resumen en la Tabla 2 de la información que se requiere para cada una de las categorías del IPCC (2006). Preliminarmente, también hemos tratado de indicar algunas fuentes probables de información nacional. Es obvio que la diversidad y especificidad de las informaciones demanda conocimiento y habilidad por parte de los participantes para localizar las fuentes primarias de datos de actividad, de ahí la necesidad de equipos para cada uno de los sectores involucrados. El equipo a cargo del inventario deberá refinar y completar esta tabla. Sistematizar los datos de actividad que se requieren, para proceder de una manera organizada a identificar y contactar las mejores fuentes que pueden suministrarlos, es esencial para resolver las justificaciones esgrimidas en anteriores Comunicaciones Nacionales en relación con informaciones estadísticas no disponibles o insuficientes, falta de apoyo de los diferentes sectores o inconsistencia de los datos.

 

Tabla 2. Ejemplos de algunos datos de actividad que aparecen en IPCC (1997a) y posibles fuentes de datos (en orden alfabético) para el cálculo de las emisiones de GEI en varias categorías del inventario de GEI de la Comunicación Nacional en República Dominicana.

 

Categorías

Tipo de información que puede requerirse

Posibles fuentes de datos

Energía

Producción, exportación, importación, existencias y consumo de los diferentes tipos de combustibles destinados al transporte terrestre, marítimo (diferentes tipos de embarcaciones) y aéreo (naves destinadas a la transportación de pasajeros y mercancías -nacionales e internacionales, al transporte privado y la aviación agrícola); volumen de petróleo crudo procesado por las refinerías; contenido de Carbono y Azufre de los combustibles  primarios (carbón, petróleo crudo y gas natural) y secundarios (gasolina, gasoil, LPG y lubricantes); biomasa usada como combustible (productos de la caña de azúcar, leña, residuos de madera, arroz, carbón vegetal y otras); tipos de fuentes móviles (vehículos automotores de carretera, equipos ferroviarios, naves aéreas y marítimas, equipos agrícolas y de construcción); características del combustible consumido; condiciones de las flotas (operación, edad y tecnología); características del servicio técnico empleado; kilometraje anual recorrido; consumo promedio o anual de combustible por tipo de vehículo y tipo de combustible; otros.

Comisión Nacional de Energía, Consejo Estatal del Azúcar, Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Dirección de Aeronáutica Civil, Dirección General de Impuestos Internos,  Fondo de Desarrollo del Transporte Terrestre, Generadores Privados, Instituto Dominicano de Aviación Civil, Instituto Azucarero Dominicano, Ministerio de Industria y Comercio, Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses, Oficina para el Reordenamiento del Transporte, Oficina Técnica de Transporte Terrestre, REFIDOMSA, Shell,  Superintendencia de Electricidad, Texaco y otras.

Procesos industriales y uso de productos

Cantidad de material producido/consumido en distintos procesos industriales; producción de cal, piedra caliza, cemento; importaciones, exportaciones y  producción de clinker y su contenido de oxido de calcio; producción y uso de carbonato de sodio como materia prima; mezcla asfáltica producida en plantas asfálticas y cantidades aplicadas en la pavimentación; importaciones de cemento asfáltico; producciones de amoniaco, ácido nítrico y ácido sulfúrico; producción de varillas de acero y ferroaleaciones; producción de pulpa y papel; producción anual de diferentes tipos de alimentos (grasas, carnes, azúcar, cereales, alimentos de animales) y bebidas alcohólicas (cervezas, vinos y bebidas espirituosas); procesos de producción/consumo que aplican disolventes orgánicos como la aplicación y fabricación de pinturas, desengrase de metales y otros materiales, industria de artes gráficas,  usos de disolventes en el hogar, lavado en seco de textiles con disolventes orgánicos, etc.

Asociación de Industrias de la República Dominicana, Asociación Dominicana del Cemento, CEMEX Dominicana, Cervecería Nacional Dominicana, DOMICEM, Cementos CIBAO, Cementos Colón, Falconbridge, Ministerio de Industria y Comercio, METALDOM, Pinturas Popular y otras.

Agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra

 

Número de cabezas de ganado por tipo (vacuno, porcino, ovino, caprino, caballar, cunicular y avícola) y categorías (cría, engorde,  carne, leche, doble propósito); poblaciones anuales; requerimientos de nutrientes; estimación de ingestión de alimentos y tasas de conversión de CH4 para alimentos específicos; datos del uso de sistemas de manejo del estiércol (sistema líquido y la deposición directa en praderas y pastizales proveniente del pastoreo de los animales); superficies cosechadas de arroz; cantidad de residuos de cultivos importantes para los que se conoce que se realizan quemas; cantidad anual de Nitrógeno en fertilizantes sintéticos y en el estiércol animal aplicado a los suelos; datos de producción de cultivos fijadores de Nitrógeno; cantidad de Nitrógeno en residuos de cosechas que se reintegran anualmente al suelo; área de suelos orgánicos cultivada anualmente; datos del incremento anual de la biomasa y el total de biomasa aérea contenida en los diferentes tipos de bosques, u otros tipos de vegetación leñosa; área cubierta de bosques que permanecen como de uso forestal; tasa de crecimiento promedio anual y pérdidas de la biomasa aérea en los bosques manejados; pérdidas de biomasa por la cosecha comercial de madera y por la extracción de leña (comercial y no comercial); tasa de deforestación; superficies de incendios forestales; tipo de bosque (manejado o no manejado), forma (de copa, superficiales, humeantes etc.) y tipo de incendio (incontrolados o prescritos, naturales o antrópicos); y otros

Banco Agrícola, Censo Nacional Agropecuario, Centro para el Desarrollo Agropecuario y Forestal, Comisión Nacional Arrocera, Consejo Dominicano del Café, Consejo Nacional de Producción Pecuaria,  Dirección General de Ganadería, Encuestas Agropecuarias, Instituto Agrario Dominicano, Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales, Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas, Junta Agroempresarial Dominicana, Ministerio de  Agricultura, Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Plan Nacional Quisqueya Verde, Registro Nacional de Productores Agropecuarios Viceministerio de Recursos Forestales y otras.

Desechos

Cantidad de desechos sólidos urbanos generados; fracción dispuesta en vertederos; tasa de generación promedio para desechos domésticos; volumen de aguas residuales domésticas, comerciales y efluentes industriales; total de la producción industrial (para industrias con información del componente orgánico degradable) y de los efluentes producidos; población con cobertura de alcantarillado o sistemas de tratamiento de agua; consumo anual per cápita de proteínas; volumen y tipo de desechos incinerados; volumen de desechos biomédicos y otros.

Asociación de Industrias de la República Dominicana, Ayuntamientos,  Alianza Incineradora Dominicana, Federación Dominicana de Municipios, Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillado, Ministerio de Salud Pública y otros.

 Nota. Los datos del Banco Central y la Oficina Nacional de Estadísticas pueden aplicar a cualquier fuente.

 

La Comunicación Nacional debe organizarse para que en categorías especificas del inventario, por ejemplo cemento o procesos industriales, emplee fuentes originales sectoriales como ADOCEM (2013) o AIRD (2013), respectivamente, más que fuentes de información generales tipo ONE o el Banco Central. En el proceso de la Comunicación Nacional se deberá trabajar en la organización e incorporación de instituciones suministradoras de información para los inventarios de GEI. Es absolutamente necesario organizar un cuerpo de instituciones, públicas y privadas, profesional y moralmente comprometidas a ofrecer regularmente información para nuestras fuentes y/o sumideros, con la retribución de que su contribución ayudará a mejorar la precisión del cálculo de las emisiones y a fortalecer el cumplimiento de los compromisos de la nación frente a la Convención.

 

El proceso del inventario concluye con la presentación de resultados de acuerdo a las normas que establece el IPCC (2006), así como al análisis de la exhaustividad y la evaluación de incertidumbres, pasos que aparecen todos descritos en las guías indicadas. Todos estos aspectos deben estar adecuadamente especificados en las metodologías como parte de la información sobre la organización y desarrollo del inventario en todas las etapas y pasos de su preparación (UNFCCC, 2007b). 

 

Análisis de fuentes claves

 

Por definición, una fuente clave es aquella que es prioritaria dentro del sistema nacional del inventario de GEI, debido a que su estimación tiene mayor influencia en el valor total del inventario de GEI directos del país, en términos del nivel absoluto de emisiones, de la tendencia de las emisiones, o ambos. Es una buena práctica identificar las fuentes nacionales esenciales de una manera sistemática y objetiva (CMNUCC, 2004). Los resultados de este análisis, tienen una gran importancia como criterios iniciales para la elección de aquellas esferas de la economía donde la realización de actividades de mitigación y la asignación de recursos para ese objetivo pueden tener un peso importante en la reducción del total de emisiones de GEI del país. Se contribuye de esta forma a la selección y ordenamiento de prioridades en los estudios de mitigación de las emisiones (López, 2006).

 

Haciendo un breve recorrido por los datos se observa que el sector energético es el más importante con cuatro fuentes esenciales de emisiones de CO2 (fuentes móviles terrestres y aéreas, industrias manufactureras/construcción y sector residencial) donde el transporte de carretera es la de mayor aporte; y una para CH4 (sector residencial). En el sector agrícola hay tres fuentes esenciales de emisiones: una de N2O de suelos agrícolas y dos de CH4 de la fermentación entérica y la producción de arroz. Las dos primeras son las más altas. En el sector de desechos hay dos fuentes esenciales de emisión de CH4 (manejo de las aguas residuales y disposición en la tierra de desechos sólidos) pero ambas son comparativamente menores, al igual que en el sector procesos industriales donde hay dos fuentes esenciales emisoras de CO2 (industria del hierro y el acero y producción de cemento). De todas ellas, las cinco primeras son las más significativas.

 

Tabla 3. Categorías claves determinadas en el inventario de GEI de República Dominicana en el año 2000 (según López, 2006) ordenadas según el valor de las emisiones expresadas en Gg CO2 eq.

 

Emisión

Sector

GEI

Fuente

5,720

Energía

CO2

Fuentes móviles: vehículos de carretera

2,756

Agricultura

N2O

Emisiones de los suelos agrícolas

2,408

Agricultura

CH4

Emisiones de la fermentación entérica en el ganado doméstico

1,038

Energía

CO2

Emisiones de las industrias manufactureras y la construcción

1,009

Energía

CO2

Sector residencial

855

Desechos

CH4

Emisiones del manejo de las aguas residuales

696

Desechos

CH4

Emisiones de la disposición en la tierra de desechos sólidos

490

Procesos industriales

CO2

Emisiones de la industria del hierro y el acero

314

Agricultura

CH4

Emisiones de la producción de arroz

285

Procesos Industriales

CO2

Emisiones de la producción de cemento

276

Energía

CH4

Sector residencial

260

Energía

CO2

Fuentes móviles: aviación

 

Valor práctico del inventario de GEI

 

Ya señalamos que un asunto que deberá manejar la Comunicación Nacional es el involucramiento de todos los sectores necesarios en la elaboración del inventario de GEI, pero además, una vez elaborado y publicado deberá divulgar y difundir sus resultados en una gran escala, especialmente entre aquellos sectores productivos donde se hayan identificado fuentes esenciales y entre los grupos de la comunidad docente y científico-técnica que pueden hacer uso de estos datos para la docencia y la investigación. Las entrevistas en las Universidades muestran que existe interés en que los módulos para la estimación de emisiones de GEI se incorporen a las diferentes maestrías y su desarrollo sea tema de tesis y trabajos de estudiantes de postgrado. De hecho, la UNPHU cuenta con un Diplomado de manejo y contabilidad de emisiones de GEI. Se debe enseñar que los resultados del inventario de GEI, al ofrecer un panorama de las emisiones de GEI de las distintas fuentes, permite conocer la situación nacional y proyectar nuestras medidas de mitigación (en cumplimiento con nuestras obligaciones con la CMNUCC), pero que además son una base de datos científica, elaborada con criterios técnicos replicables, de valor para que muchos grupos y sectores puedan proyectar futuras investigaciones y valoraciones. Seguidamente presentamos un ejemplo que ilustra estos criterios.

 

Ejemplo: emisiones de CH4 en la producción de arroz

 

Como ya señalamos, las emisiones de gas metano (CH4) por parte de las arroceras se encuentran entre las doce fuentes esenciales, si bien no es una de las más altas de nuestro inventario de GEI. El origen de estas emisiones es consecuencia de la descomposición anaeróbica por microorganismos del suelo de la materia orgánica que queda bajo las aguas de anegamiento. Las emisiones varían durante el crecimiento del cultivo y dependen de factores de la siembra (especie sembrada, tecnología aplicada, duración del cultivo y manejo de agua), fisiológicos (fotosíntesis y respiración) y naturales (temperatura, oxigeno, nutrientes, insolación, tipo de suelo).

 

En el inventario nacional de GEI elaborado para la Segunda Comunicación Nacional se indica el método para estimar las emisiones de CH4 procedentes de la producción de arroz en condiciones anegadas, empleando una fórmula que multiplica el área cosechada anualmente (en m2) por un factor de emisión integrado que tiene un valor de 12 gCH4/m2 (López, 2006). Con estas premisas y conociendo las áreas cosechadas de arroz que aparecen en el Diagnóstico del Sector Agropecuario 1993-2002 (SEA, 2003) y las Estadísticas del Sector Agropecuario 2001-2010 (MINAG, 2011), hemos calculado las emisiones para los puntos faltantes en la Segunda Comunicación Nacional antes del 2000 y los hemos proyectado a partir del 2000 hasta el 2010, como se requeriría para la Comunicación Nacional (Figura 2).

 

 

Figura 2. Variación de las emisiones de metano procedentes del cultivo del arroz en el período 1990-2010. Los puntos rojos corresponden a las estimaciones de López (2006) para la Segunda Comunicación Nacional, los puntos verdes han sido calculados en este reporte considerando los mismos factores de emisión.

 

En concordancia con el incremento de las áreas sembradas y cosechadas de arroz las emisiones se han incrementado y al presente duplican los valores estimados en 1990. En estas emisiones están involucradas fundamentalmente las provincias con mayor cobertura de arroz, que  de acuerdo a datos de la Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales, incluyen a Monte Cristi (371.2 km2),  Valverde (335.9 km2), Duarte (258.6 km2), La Vega (157.5 km2), Santiago (147.3 km2) y María Trinidad Sánchez (146,7 km2), a las cuales corresponden emisiones de CH4 entre 1.36 a 3.44 Gg. En las restantes provincias, once tienen superficies arroceras de menos de 20 km2 y le corresponden emisiones menores de 1 Gg, y en las restantes no se cultiva este rubro (Figura 3). Aunque esta información debe actualizarse con datos más recientes de cobertura y uso de la tierra, valorar de esta forma las emisiones a nivel de provincias (o incluso municipios o distritos municipales) sería de gran valor para incorporar aspectos del cambio climático en las caracterizaciones ambientales que se están realizando en el marco de las Agendas Ambientales Provinciales. Dar un enfoque más local o regional al abordaje de los problemas de cambio climático llevaría las medidas de mitigación y adaptación a una escala que facilitaría su implementación.

 

 

Figura 3. Emisiones de metano procedentes del cultivo del arroz en el contexto provincial para el año 2003. En otras provincias se incluyen once donde las emisiones son menores de 1 Gg CH4.

 

Además las estimaciones realizadas nos permiten comparar la situación de las emisiones de metano de República Dominicana con las de otros países. Para ello hemos incluido nuestros resultados en la compilación de las emisiones procedentes del cultivo del arroz en algunos países en desarrollo (Scheehle, 2002).  La Tabla 4 permite tener una idea comparativa de nuestra situación en relación con las emisiones de países grandes productores de arroz como China o India y de otros países de América Latina y el Caribe. Evidentemente, nuestras emisiones de metano procedentes del cultivo de arroz en condiciones anegadas son irrelevantes en comparación con los grandes productores pero llama la atención que son cercanas a algunos países latinoamericanos continentales como Chile y Argentina.

 

Tabla 4. Comparación de los datos de emisiones de metano (Gg) procedentes del cultivo de arroz en algunos países en desarrollo, en cinco años del período 1990-2010 (según Scheehle, 2002) con los calculados para República Dominicana por López (2006) y el presente reporte.

 

 

 

 

Años

 

 

País

1990

1995

2000

2005

2010

China

11155

11302

11450

11725

12000

India

4070

4315

4560

4695

4830

Indonesia

2543

2751

2771

2946

3110

Brasil

240

263

213

225

237

Colombia

199

218

287

310

333

Ecuador

105

139

133

144

155

Uruguay

69

101

123

127

131

Venezuela

67

91

74

81

87

Perú

50

55

73

79

84

México

35

23

28

29

31

Argentina

17

30

30

32

33

República Dominicana

11

12

15

18

21

Chile

6

6

5

5

5

 

Información relevante para el inventario de la Comunicación Nacional

 

El inventario de GEI para la Comunicación Nacional debe tomar como punto de partida los inventarios previos, el del período 1990-1994 (SEMARENA/PNUD, 2002) y el del período 1998-2000. De este último, aunque existe una versión resumida (SEMARENA/PNUD 2006) presentada por MARENA en el Taller Global para el desarrollo de capacidades para inventarios de GEI (CFRN,  2011), debe manejarse la versión original de López (2006), que es la más completa. Además, el Sitio Web de la CMNUCC ofrece en línea un portal de datos de inventarios de GEI, donde pueden obtenerse los valores nacionales por años, categorías y tipos de gases, e incluso compararlos con los de otros países que son parte de la Convención (UNFCCC, 2013).

 

Existen otros trabajos de interés. UN/CCS (2000) toma la información de los dos inventarios nacionales publicados y ofrece una comparación de la situación nacional, para diferentes categorías y sectores, entre los años 1990 a 2000. GMI (2011) discute las emisiones relacionadas con el manejo del estiércol de la ganadería y los desechos agroindustriales. A nivel mundial, CMNUCC (2005) recopila y resume la información relativa a los inventarios nacionales de las 122 Partes de la CMNUCC y discute la distribución regional de las emisiones y OECD/IEA (2011) brinda estimados de emisiones de CO2 por países en el período 1971-2009. Ambos trabajos incluyen a República Dominicana ofreciendo un marco comparativo global.

 

El inventario elaborado para la Segunda Comunicación Nacional en su apartado de emisiones relacionadas con la producción de halocarburos (HFC, PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6) señala que estos procesos no ocurren en el país. En el correspondiente a emisiones relacionadas con el consumo de halocarburos (HFC, PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6), señala que estas emisiones no fueron incorporadas por no disponerse de los datos de actividad necesarios para efectuar los cálculos, aunque considera que los aportes de estos compuestos, debido a su consumo estimado, son insignificantes en el país. Según el CNCCMDL en la estructura del inventario de la próxima Comunicación Nacional deben estimarse estas emisiones.

 

Fuentes de datos de emisiones reales

 

Independientemente de los cálculos teóricos de emisiones de GEI que se realizan a partir de los módulos indicados, la preparación de la Comunicación Nacional constituye un marco idóneo para recopilar y discutir datos de emisiones reales de diferente naturaleza que han sido medidas directamente en las fuentes por varias instituciones. Aquí se incluye el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC, 2013) que ha desarrollado un Programa de Gestión para medir periódicamente las emisiones de algunos gases a la atmosfera a partir de fuentes de generación fijas y móviles o la Alianza Incineradora Dominicana que realiza mediciones periódicas de emisiones de diferentes gases producto de la incineración de más de 10,000 toneladas/año de desechos procedentes de diversas fuentes (Comprés, 2007).

 

El Departamento de Calidad Ambiental de MARENA tiene una base de datos de emisiones de gases a nivel nacional, producto de las caracterizaciones de emisiones atmosféricas que se solicitan a algunos proyectos en operación durante la elaboración de los Informes de Cumplimiento Ambiental. Para dichas caracterizaciones los Términos de Referencia del Viceministerio de Gestión Ambiental especifican que se deben realizar muestreos de gases de combustión generados en las chimeneas y ductos de escape de los equipos (por ejemplo, generadores eléctricos) y que el análisis de las emisiones debe incluir los siguientes parámetros: CO, NOx, SOx y CO2. Todo el proceso se rige por las normas ambientales sobre calidad del aire y control de emisiones atmosféricas de SEMARENA (2001) y se cuenta con un listado de laboratorios acreditados para medir estas emisiones, por ejemplo, el Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria.


Portal de Cambio Climático del Programa EcoMar, Santo Domingo. Coordinadores: Alejandro Herrera-Moreno y Liliana Betancourt. Última actualización: Marzo 13, 2015