Presentación

Circunstancias nacionales

 Inventario de GEI

Escenarios climáticos

Vulnerabilidad y adaptación

Mitigación

Provincias costeras y cambio climático

Biblioteca virtual de cambio climático

Toda Comunicación Nacional de Cambio Climático se inicia con una Sección titulada Circunstancias nacionales, que responde al Párrafo 3 del Informe de la Conferencia de las Partes en su octavo período de sesiones (CMNUCC, 2003) que establece: Las Partes no incluidas en el Anexo I deberán proporcionar una descripción de las prioridades, los objetivos y las circunstancias del desarrollo regional y nacional que les servirán de base para hacer frente al cambio climático y sus efectos adversos.

 

El Manual del usuario para las directrices sobre las Comunicaciones Nacionales (CMNUCC, 2004), una de las guías para la organización de este tipo de documento, indica que esta Sección de la Comunicación Nacional podrá incluir la siguiente información: 

 

● Características geográficas, incluyendo clima, bosques, uso de la tierra y otras características ambientales.

● Población: tasas de crecimiento, distribución, densidad y otras estadísticas vitales

● Economía, energía, transporte, industria, minería, turismo, agricultura, pesca, desechos, salud y sector servicios.

● Educación, incluyendo instituciones de investigación científica y técnica vinculadas al tema.

 

También debe incorporar información sobre:

 

● Arreglos institucionales vigentes para la preparación de sus Comunicaciones Nacionales (responsabilidades dentro de los departamentos de gobierno, universidades, instituciones de investigación, comités nacionales de Cambio Climático u otros órganos pertinentes, grupos o equipos de técnicos y expertos (inventario, evaluación de vulnerabilidad y adaptación, mitigación, etc.).

● Actividades y políticas relacionadas con el cambio climático y aquellas de otras convenciones relacionadas con el mismo.

● Cualquier otra información que la Parte considere relevante, por ejemplo información relacionada con los Artículos 4.8, 4.9 y 4.10, de la Convención.

 

Seleccionar el contenido de esta Sección es un reto para el equipo que la elabora por lo que debe existir un enfoque claro de que no se trata de ofrecer un perfil de país, sino de incluir aquellas circunstancias del desarrollo nacional que servirán de base para hacer frente a aspectos relacionados con el cambio climático. En tal sentido toda la información que se incluya debe ayudar a entender la vulnerabilidad del país, su capacidad y sus opciones para adaptarse a los efectos adversos del cambio climático, así como ofrecer opciones para manejar sus emisiones de GEI dentro del amplio contexto del desarrollo sostenible, pero sin perder de vista las prioridades del desarrollo nacional (CMNUCC, 2004).

 

Para garantizar la unidad del documento es importante que la información seleccionada para elaborar la Sección de las circunstancias nacionales guarde estrecha relación con la información que se suministrará en otras Secciones de la Comunicación Nacional. Por ejemplo, el apartado de los escenarios que se tratará en la Sección de adaptación debe referirse a una línea base climática que se apoyará en el apartado del clima desarrollado previamente en la Sección de las circunstancias nacionales.

 

Materiales de interés para la Sección de circunstancias nacionales

 

Para todos los temas que se aborden en esta Sección se debe buscar la más actualizada documentación de carácter general, preferiblemente con apoyo cartográfico, recordando la necesaria interrelación que debe existir entre lo que aquí se exponga y las restantes Secciones de la Comunicación Nacional. La información que aparecerá en esta Sección dependerá de la que esté disponible al momento de su ejecución por lo que aquí solo haremos algunos breves comentarios de ciertos temas y fuentes.

 

La Sección debe incluir un apartado sobre el clima en la República Dominicana para ofrecer un panorama que dará pie a las consideraciones sobre los cambios que se esperan en el clima cuando tratemos los escenarios climáticos. Se trata de información básica y condensada donde pueden ser de valor fuentes como el Atlas Climático de la República Dominicana de JICA/ONAMET (2004) o referencias descriptivas sobre el clima como la de Rodríguez y Febrillet (2009).

 

En la componente física (geología, geomorfología, suelos, hidrología e hidrogeología)  se deben buscar las descripciones más actualizadas y los mapas más recientes, especialmente los de DIRENA sobre el uso de suelos, capacidad productiva, pendientes, recursos hídricos, cuencas y otros. En la componente natural (biodiversidad terrestre, costera y marina) también se debe hacer referencia a las fuentes más actualizadas, por ejemplo el Cuarto Informe Nacional de Biodiversidad de República Dominicana (MARENA, 2010) y los resultados de biodiversidad marina del Programa EcoMar (2015). DIRENA tiene mapas sobre zonas de vida, recursos forestales y otros.

 

En el tema de población son imprescindibles los resultados del último censo de población y vivienda del año 2010, en sus parámetros fundamentales, que ya cuenta con un informe básico (ONE, 2012). El tema de la educación debe considerar nuestro marco educativo a diferentes niveles y las instituciones de investigación científica y técnica que serán la base de la Sección sobre capacitación, educación y sensibilización pública que se desarrollará más adelante, con los logros y proyecciones nacionales en educación y cambio climático recogidos en el Plan Estratégico de Ciencia y Técnica del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (SEESCT, 2008).

 

Al analizar los sectores productivos se debe ofrecer un panorama global nacional, por ejemplo si se trata de la industria emplear los datos de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD, 2013) que incluyen 22 categorías y 125 sub-categorías de industrias diferentes. También son útiles los documentos de planificación sectorial indicativos del desarrollo pasado, actual y perspectivo del sector que corresponda, por ejemplo, en la energía el Plan Energético Nacional de República Dominicana (CNE, 2004) o en la salud el Plan Decenal de Salud 2006-2015 (SESPAS, 2006). Asimismo las estadísticas ofrecen resúmenes valiosos de información, por ejemplo en la agricultura, el Desempeño del Sector Agropecuario 2000-2009 (MINAG, 2010) o las Estadísticas del Sector Agropecuario 2001-2010 (MINAG, 2011).

 

Debemos enfatizar en aquellos sectores que tuvieron fuentes claves de emisiones de GEI en la Segunda Comunicación Nacional (López, 2006) pues probablemente vuelvan a revelarse como fuentes esenciales y es importante suministrar información básica de ellas desde las circunstancias nacionales. Aquí, como ampliaremos más adelante, son de gran interés el sector energético, transporte (terrestre y aéreo), industrial (hierro, acero, cemento, manufactura y construcción), residencial, agrícola (manejo de suelos, cultivo de arroz) y ganadero (fermentación entérica).

 

El tema de manejo de desechos merece un apartado particular por dos razones. Por una parte, el inventario de GEI de la Segunda Comunicación Nacional reveló que el manejo de las aguas residuales y la disposición en tierra de desechos sólidos están entre las fuentes esenciales de emisiones de GEI. Por otra parte la generación excesiva y el mal manejo de los desechos, en general, constituye un problema ambiental nacional según revelan las caracterizaciones ambientales implementadas por MARENA/GIZ en las Provincias Dajabón  (Gangotena y Lamelas, 2010), Santiago (Herrera y Lamelas, 2010), Santiago Rodríguez (Betancourt y Lamelas, 2010) y Elías Piña (Betancourt et al., 2010); e implementada por MARENA/USAID en Samaná (Betancourt, 2011). Estos documentos de caracterización provincial constituyen las fuentes de información más actualizadas sobre la situación ambiental de estas provincias, descrita bajo los tópicos de: generalidades, oferta, demanda, afectaciones y mapa de actores.

 

La Sección de circunstancias nacionales puede ser apropiada para referirse a la participación del país en aquellos organismos internacionales que tienen un carácter amplio y no sería apropiado asociarlos a otras Secciones de la Comunicación Nacional que tratan aspectos particulares (inventario, adaptación o mitigación). Tales son los casos de la Alianza de los Pequeños Estados Insulares AOSIS, donde nuestro país asume la posición regional, que reconoce que el cambio climático es una emergencia planetaria que amenaza la supervivencia de los pequeños estados insulares y reclama objetivos más ambiciosos para limitar el calentamiento global (Del Rosario, 2008).

 

También puede ser el caso de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático destinada a conocer las prioridades, dificultades y experiencias de los países iberoamericanos en políticas de cambio climático, crear capacidades y conocimientos, promover la integración e incrementar los beneficios que ofrecen los proyectos del MDL (RIOCC, 2013). Asimismo puede incluirse la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo CCAD con su Sistema de Integración Centroamericana en su área de medio ambiente que trabaja con los Ministros y Ministras de Medio Ambiente en la elaboración de una estrategia regional de cambio climático (SICA, 2013).


Portal de Cambio Climático del Programa EcoMar, Santo Domingo. Coordinadores: Alejandro Herrera-Moreno y Liliana Betancourt. Última actualización: Marzo 13, 2015